martes, 6 de octubre de 2009

Caza.-

En pie sobre mi cuerpo
arqueo el hambre en calma.

Doblado bajo el cosmos,
palpo aquel pan viejo que afilan las señales.

Porque el viento ha traído su razón de sangre;
el aire pajarero me acercó el aroma
de cierta luna antigua a la que puse perro.

Ya no hay fiestas que guardar. Sólo la noche.
En esta caza
soy cuajo de la carne, soy la pieza.

1 comentario:

Horacio dijo...

Leo y releo y ciertamente es un lujo poder hacerlo! y poder decirselo!
Maestro!