martes, 29 de diciembre de 2015

sábado, 10 de octubre de 2015

Primavera.-

Campaneros de guerra
esta mañana redoblaron sus timbales
por todo el campo verde que blanquea el rocío
con su sonar a muerto, con toda aquella gloria,
aquel que tantas veces,
tuvo a santo de Dios mi cuera apaleando.
¡Tanto mayo sin flor, tanta bruma sin pájaros,
tantas sábanas planchadas sin agua que doblar! 


Así que dejo que me tiendan bien los ojos, ya por siempre,
al palo;
¡ciegos, qué incesantemente no habrán visto, a par, los asesinos!
¡Y cómo de volandas
el aire se me ha ido llevando, sin pausa,
aquel mi sueño,
feraz rito de luz con el que la luz me castigara!

Así, cruja la rabia su flor
desde mi boca muerta,
silben en el aire aquel quejido
mis labios tumefactos

que si por fuerza tendré por algún tiempo que sostener el mástil,
cuelguen de aquel palo jirones de bandera.

Y quede yo, muerto de carne,
en seco. Y que sea por rasgar
al blanco del papel
aquel latido.

Y hasta caer por tierra


 escriba.

martes, 5 de mayo de 2015

Escribo con las piedras que la nave roza...


Escribo con las piedras que la nave roza, al ir tocando
contra el barbado corazón de fondo
Y está que se me viene la noche a las costillas

a jugarme con los huesos
entre el nadir y el azimut
de la mandrágora.
Que, para andar este tramo
me fué nacer vocero;
para así ir forjando
vocablos tensos, a escupir
uno por uno

Y en estas santas paso, y llevo
allí donde el viento me condene
luces de noche que lloren por los días
doradas vagalumes a ir cardando
en la finísima
línea
y que así sea
el son
senda volada
a picos
entre mis duros pájaros desiertos
que se ha ido la mano de mis días
a labios de fumar,
labios de apoyo,
y me beben
la medida
y que rodó el parao
aguas adentro. Pasó, de mar,
la playa
Jugando con la luz
del cardo, pinto
al mar
frescas cobijas

y está el basal del caos
siempre tan cerca...

sábado, 7 de febrero de 2015

Soledad.-

Soledad, amiga,
a la fuerza
amada
acre aderezo de mi vagar antiguo
sobre la ruina terca de tus lindes
he visto
cómo tiende la hiedra a la belleza
su manto
y cómo el huso del viento
hilvana para mí su traje de cordel sonoro
con el que me cubro del gélido sol
de la alborada
o en esas las largas noches calladas
de la grima .


Recuerdo el tiempo
en el que deseé con desmesura dejarte para siempre
guardián inhabitado de aquella huella única
así mi paso de hoy
casi más firme
va tendido a la derrota como de dulce ofrenda
agradeciendo casi en su borra doliente de eco triste

tal vez
tras de que todo
pase
cabe el olor del lirio
ceda su caro aroma de victoria
a esta la forma de morir que tengo a suerte.
 

domingo, 25 de enero de 2015

Estos años que tan como pelo...

Estos años que tan como pelo caen sobre mi tozuda
están tiñendo de ondas el cancel en que te guardo
afilando más aún el verde corte
con el que he labrado el campo donde tuve sembrada tanta fría

Y si me escudo de forma inútil tras su soberbio retrato
si me tengo tras la cuneta de látex, apencado
si detento el privilegio de tener que beber directamente
de confortable sorbo
en el tajo severo que resulta del árbol de la vida
(así la suerte se emperre
en sernos favorable)
sea con nos
pues
la perra suerte.

De tal modo que con esta fe me arrisco
Y con cada ambo de lágrimas he de abonar mi deuda
-gratitud si paga dicha-
olvidando por un tiempo que tanto quise pena
que renqueaba la magia tras la fuerza de las cosas
y que tras de tanto buscarte, ya casi en fuga
he dado en ti, y a ti a brotar, en ti
de renuevo, como vid, tras de la sed, la viña
y de que en todo esto me apoyo
para al final mezclar entre ese mar los huesos
sazonándose en el baño con más y más fuerza todavía…

miércoles, 7 de enero de 2015

Poema.-

Poema
palabras
mostrándose,
voces travestidas,
vocablos jugando al escondite.


Al cabo, y contando con el hado,

cansadas de jugar se sienten;
y quede la página mostrando
esa suerte de visión premonitoria
de lo ya sucedido.