domingo, 25 de enero de 2015

Estos años que tan como pelo...

Estos años que tan como pelo caen sobre mi tozuda
están tiñendo de ondas el cancel en que te guardo
afilando más aún el verde corte
con el que he labrado el campo donde tuve sembrada tanta fría

Y si me escudo de forma inútil tras su soberbio retrato
si me tengo tras la cuneta de látex, apencado
si detento el privilegio de tener que beber directamente
de confortable sorbo
en el tajo severo que resulta del árbol de la vida
(así la suerte se emperre
en sernos favorable)
sea con nos
pues
la perra suerte.

De tal modo que con esta fe me arrisco
Y con cada ambo de lágrimas he de abonar mi deuda
-gratitud si paga dicha-
olvidando por un tiempo que tanto quise pena
que renqueaba la magia tras la fuerza de las cosas
y que tras de tanto buscarte, ya casi en fuga
he dado en ti, y a ti a brotar, en ti
de renuevo, como vid, tras de la sed, la viña
y de que en todo esto me apoyo
para al final mezclar entre ese mar los huesos
sazonándose en el baño con más y más fuerza todavía…