miércoles, 10 de noviembre de 2010

Vino.-

La barca
en la justa mitad de mi laguna
barrido está el paisaje, el horizonte todo.


Del salón el centro
al ángulo
escribo en éste libro terco
mis minúsculos dolores de hombre grande.


De vino el canto seca el jarro
mudísimo
reloj. Anoto la renuncia
que al paso nos desbasta.
Vida
dura roca.


Detrás del cuadro
los niños desarrollan su problema sencillo,
los juegos y las risas poblando lo perenne.


Ya sin tiempo de comer
de sobra me abunda el alimento.


El hambre, antaño mi aliada,
persiste.

9 comentarios:

Horacio Fioriello dijo...

siempre sublime maestro!

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Un abrazo, Horacio!

Lobomán dijo...

Me gustan tus poemas, federoco. Pero me gustan tanto o más tus fotos y el postproceso que haces. Tienes una sensibilidad especial para la fotografía. ¿Participas o expones tus fotos en algun foro en la red?

Saludos de un ex-alepho

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Pues la verdad es que no... Alguna sugerencia?

Lobomán dijo...

Hay un montón de sitios y foros en la red. Se aprende mucho viendo lo que otros hacen y también es una manera de recibir críticas (presumiblemente constructivas)y de dar a conocer tu obra.

Un par de sitios con bastante nivel:

http://photo.net/
http://www.fredmiranda.com/

estas otras están en castellano;

http://www.ojodigital.com
http://www.canonistas.com/foros/

Saludos

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Bufff!! Lobomán, visité uno de tus links. Estos son fotógrafos, y yo un chapucerillo armado de una digital en modo automático y dos filtros photoshop. Bebamos...

Lobomán dijo...

¡Tonterías, Fede!

Como mejor se aprende es viendo, y por eso es bueno ver lo que hacen otros. Supongo que es igualmente difícil ser buen poeta si no se lee mucha poesía.

Tú tienes talento fotográfico, sensibilidad, intuición... es dificil de describir esto, pero digamos que tienes potencial, madera de fotógrafo. Anímate.

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

No, si soy de los que se apuntan
a un bombardeo, como suele decirse.

Ya te contaré.

PACO dijo...

Excepcional, quiero publicarte. Estás haciendo la mejor poesía del nuevo siglo, en verso y en iluminación, estoy de acuerdo con Loboman.
No es la máquina quién hace al fotógrafo, es la mirada, el ojo atento.