lunes, 29 de noviembre de 2010

Apoteosis.-

En qué mano apostar el doblón cuerdo
mi redoblado afán
este mísero alborozo.

Cuando el ajuar lo forman las pavesas
cuando es nuestro tesoro la ceniza.

Seco bordón,
de canto monocorde y único dibujo
mi lápiz, con esmero de orate,
va trazando sus lágrimas.

En el patio
atestado de hierba 
la sombra se acicala.

Pasó el turno del oro:
a tajo cae la noche
con silbos de cuchilla.

No hay comentarios: