martes, 4 de agosto de 2009

Está mi arisco cuarto...

Está mi arisco cuarto de sombra amanecido,
de férreos ventanucos que me enmarcan la noche

tizones que emborrachan sus guitarras en vino
por burlar el hastío en esta paz sin viaje

se obceca en el abrazo la durísima puerta
dintel que no traspasan mis gritos ni mis voces

bien tachonada teca que me arroja a la esquina,
al folio en que me vierto en líneas funerales

en la tabla rotulo con arrancados pétalos
una rosa sencilla que parta de mi carne

tras la puerta encerradas estas líneas esperen
ser flor entre tus labios para volver al aire

2 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

F., como tú y yo venimos de cierto foro donde estábamos acostumbrados a comentarnos de una forma totalmente diferente a como se hace en los blogs, me he permitido hacerle un reparto de versos diferente a tu poema. 3-3-2-2-2. Así le encuentro mucho mejor el intenso aroma que desprende.

Sería bueno conseguir el acento en sexta en el primer hemistiquio del cuarto verso.

Ni que decir tiene que el poema me ha encantado. Es precioso.

Disculpa mi atrevimiento.

Besos.

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Luisa, un abrazo. Te tomo lo del acento.

Fede.-