jueves, 3 de febrero de 2011

Rosa.-

Rosa,
mínima hecatombe.

Sobre el agua,
-cristal en cerco-
es el turno del sol y los matices.

Al cabo
pasa el día;
una lluvia de párpados
cede al blanco del mantel
la fiesta.

4 comentarios:

Kris Kelvin dijo...

Hermosísimo.
Genial.
Enhorabuena.

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Gracie mile.

A ver si salen más.

arf.

f.-

Felix dijo...

Breve pero excelente. Siempre he dicho que un poema es como un niño, si lo educas bien y le das buenos modales, te evitas el tener que hablar mucho.

¡Felicidades fede!

Horacio Fioriello dijo...

como siempre no puedo más que aplaudirle.
Abrazo maestro