viernes, 24 de abril de 2009

Ahora.-

Ahora que puedes,
dibújame en el aire, por si la nieve insiste;
habrás de darte prisa,
por si el cosmos, apretando del todo los gatillos,
dejase de ser nuestro,
y se llevara en su furor las puertas,
dejando amarrado nuestro esquife
a un paso de la dicha;
por si el viento nos vacía en sus bolsillos,
y sin reflejo el vino, y sin brillo de pecado
la cal de las paredes,
y el espacio prosigue sin nosotros el vuelo
de su hermosa, callada, tremenda sinfonía
.

4 comentarios:

alexa;) dijo...

Federico...

llegué aquí y me quedé entre la cal de estas paredes... haciendo del "ahora" un plazo indefinible..

un gusto haber llegado a tu espacio.. saludos

alexa;)

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Alexa, seguidora del grande Billy, como yo :)


Un abrazo.

f.-

Anónimo dijo...

Federo, tremendo poema, hermosísimo, maravilloso... Perdona mis ausencias, llevo unos meses un tanto terribles de enfermedades familiares y demás, ay, a ver si pronto se disipa un poco la bruma y te comento por extenso. Un abrazo fuerte,
Nacho Otero

Federico Ruibal Vázquez de Parga dijo...

Nachooo. Qué bueno verte. Ya hablaremos.

Un abrazo gordo.

Fede.-