lunes, 29 de octubre de 2007

Ha sido.-

Porque al limón le sienta el amarillo
pusiste mis pecados por sombrero.

Viene la sed a mí, tientan la cita
las lluvias sobre el mar, es hoy domingo.

Flores de novia, brida a mi noche antigua,
briznas de luz a mi talón de ciego.

Desvístete, corriendo, date prisa,
que el corvo alfanje está cortando ya
la brisa que nos barre en su ternura.

Tumbé al alfange, ved; junto a la vaina.
Mirad como boquea, el desdichado.

Orla el desdén, lavado ya, en mi brazo
la muerte por adorno bien que cuelga.

Y dejo el campo, calado de derrota
y a báculo de Dios, efímero imposible
aquel afán que fui. Ya no me importa.

2 comentarios:

plataypoesía dijo...

Fede, tu poesía embellece este espacio, como todos lo espacios que alcanza. No me canso de leerte .

Un "bico"

Sandra

Federico Ruibal dijo...

Un beso, Rayuela, Sandra, amiga.

f.-