miércoles, 18 de diciembre de 2013

Pan al paso.-

Está limpio ese campo donde su loba yace
bajo tierra está el hierro que le sirvió de clava.


Allí el bardo trova sus notas a lo loco
sin nada que cantar salvo su mala suerte.


Allí la sana inunda de  luz el agujero
donde pace su culpa, donde la guerra habita.


Pasa de largo, amigo, olvida que le vieres,
 no dejes tu moneda encima de su plato.

Que la paz que él busca está en la vida que huye
en vida que se escapa y a la que no llega.


Que al llanto que allí come, y que en letra recibes,
es pan y son corteza la vida del que pasa.
foto: Luis Vázquez de Parga.