jueves, 19 de marzo de 2009


Abril.-

Liba del polen la morena abeja
sobre la brava paz de mi secano.

Ese jugar de sueño, ese partirse en alas,
esas fintas del aire curvado para el beso.

Tardos los pasos, dificultosamente
renqueo por los fosos de la caverna mía.

Tarde llega ese fuego, tarde, tarde,
no es brasa de mi hoguera, no es para mí la cita.

Hoy contemplo en mi vuelo, desde el helado cosmos,
la flechas de la vida topando con la carne.

Lamentando aquel tiempo en que fueron de mi mano
y lloraba mi frío, incapaz de alcanzarlas.